Varias formas para consumir menos energía y ayudar al planeta

ahorra energía

Cada año que pasa nos concienciamos más acerca de lo que nos conviene. Cuidar del planeta se va haciendo fundamental y evidente para todos porque nos jugamos mucho, para empezar, la propia continuidad del mundo tal y como lo conocemos. Si eres de los que piensa que una sola persona no puede cambiar el mundo, es el momento de pararte a pensar que, realmente, estás en lo cierto, pero que dentro de tus posibilidades puedes contribuir a gastar menos energía, gastar mejor tu dinero, y de paso contribuir a cuidar del planeta.

Gasta menos energía, el mundo y tu bolsillo te lo agradecerán

Todo el mundo tiene aparatos eléctricos en casa. Y casi todo el mundo entiende la comodidad de poder encender la televisión con el mando a distancia. Sin embargo, mientras la tele está en stand by sigue consumiendo energía. Pero seamos sinceros: ¿vemos factible que nos levantemos o nos acordemos, cada vez, de que la tele está apagada totalmente?

Hay que saber utilizar el sentido común a la hora de ahorrar energía y dinero. Si nos ponemos quisquillosos y puristas, todo lo que no esté en uso debería estar desenchufado siempre. Lámparas, ordenadores apagados,… Todo, menos la nevera, por ejemplo. Si no nos queremos volver locos podremos organizar los enchufes de cada estancia de forma que los controlemos por una regleta que podamos apagar cada noche. Pero también podemos seguir estos consejos, prácticos, para consumir con cabeza, pero sin salirnos de madre:

  1. Los cargadores, ordenadores, televisores, electrodomésticos, se pueden desconectar totalmente si no los utilizamos. Como hemos dicho, desconectarlo todo es un poco extremo, pero al menos no olvides desenchufar los cargadores de tus móviles, o no dejar el ordenador hibernando durante días.
  2. Aprovecha la luz natural y no abuses de las lámparas. En caso de necesitar luz adicional, utiliza siempre bombillas de baja energía, y si puedes, sustituye todas las bombillas incandescentes por las de bajo consumo. En el exterior de la casa, o en la terraza, puedes poner lámparas que se cargan por medio de la luz del sol, ecológicas, útiles y que “dan el pego”.
  3. No olvides regular la temperatura de tu casa de la forma más natural posible. Ventilar bien es necesario en invierno y en verano, pero la operativa cambia. En invierno nos interesa no perder calor, y en verano nos interesa aprovechar las horas más cercanas al amanecer para refrescar la casa.

Parecen pocos consejos (de hecho puedes encontrar miles de consejos para ahorrar energía en casa), pero creemos que estos son los más útiles y los más sensatos. Ahorrar está bien siempre que podamos hacerlo sin incurrir en demasiadas molestias o demasiado trabajo para ello. ¡No conviene obsesionarse!

Vía | Hogar total
En Sin Vuelta de Hoja | Podemos ahorrar un buen dinero con el coche, ¿sabes cómo hacerlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*