Trucos básicos para comprar un vuelo barato

Seguro que en más de una ocasión algún conocido ha presumido de lo barato que consiguió volar en sus últimas vacaciones. ¿No te gustaría ser tú el que ha viajado por menos dinero? Aunque antes presumíamos de lo que gastábamos, ahora lo hacemos de lo que ahorramos, por lo que conocer los principales trucos para encontrar ese vuelo ‘low cost’  es casi un mantra que debes seguir a pies juntillas.

Pikakoko | Flickr

1. Ser previsor. Antes de nada tienes que tener muy claro que el precio de los billetes de avión varía constantemente. A veces cada día, cada hora e incluso a cada minuto. Cazar una ganga es, por tanto, una misión para la que se requiere tiempo y, si se puede, anticipación. Contar con tiempo para la elección del próximo destino e incluso con un abanico amplio de fechas para viajar puede facilitar mucho la búsqueda. De hecho, según el último estudio elaborado por Airlines Reporting Corporation, los precios más bajos se encuentran unas ocho semanas antes del vuelo, mientras que si se trata de un trayecto internacional, la tarifa más barata se conseguirá con 24 semanas de antelación, cuando son un 27% más baja que la media.

2. Saber cuándo comprar. No sólo es importante saber cuándo hay que viajar, si no también cuando hay que sentarse frente al ordenador para adquirir el vuelo. Según algunos estudios, el mejor día para realizar la compra es el martes, pero según el informe de Airlines Reporting Corporation, el día más apropiado es el domingo. En general, las diferencias de precio entre los diferentes día de la semana no son tan amplios como los del primer consejo, pero comprar un lunes, por ejemplo, está completamente desaconsejado. ¿Por qué? Es el día en el que casi todo el mundo llega al trabajo y, con cierta nostalgia del fin de semana, se pone a buscar destinos para su próxima escapada. Las compañías aéreas saben esto muy bien, por lo que los precios suelen subir.

3. Y cuándo viajar. Tampoco te sonará a chino si te decimos que volar un martes o un miércoles es mucho más barato que hacerlo en fin de semana.

4. No caigas en el ‘última hora’. Pese a que las ofertas de última hora pueden resultarte muy golosas, en la mayoría de los casos dejar la compra de tu billete para el último momento es un grave error que te costará bastante dinero. Por lo general, los pasajes suben su precio según se va acercando la fecha del vuelo, por lo que los últimos días lo único que te encontrarás serán precios imposibles. Alguna vez se da alguna excepción, pero tendrás que depender de que los astros se alineen para aprovecharte de estas gangas.

5. Cuidado con los extras. El hecho de pagar con una tarjeta u otra o de llevar una maleta de más, te puede salir por un dinero importante. En el caso de la tarjeta, es importante fijarse en las comisiones que cada aerolínea cobra dependiendo de si se trata de una tarjeta de crédito o débito. Por lo general, las comisiones por una de crédito son mayores, aunque lo mejor es contar con la tarjeta propia de la aerolínea. Puede sonar raro, pero si viajas a menudo con una compañía te saldrá rentable sacarte la tarjeta de crédito de esa compañía, con la que no tendrás que pagar ninguna comisión. Ryanair, por ejemplo, cuenta con la suya propia. El tema de la maleta también puede causarte bastantes quebraderos de cabeza. En la mayoría de las compañías ‘low cost’ tendrás que volar sólo con tu equipaje de mano si no quieres facturar otra maleta y que te cobren un dinero extra. Si eres apañado, en esas maletas de cabina se puede aprovechar muy bien el espacio.

6. Y compara. Es el consejo más básico y primordial a la hora de hacerte con el billete de avión. Para hacer este trabajo puede utilizar decenas de comparadores que harán toda la búsqueda por ti, como Skyscanner, Rastreator o Kayak.

Add a Comment