Tres pasos a seguir antes de desechar un teléfono móvil

Cambiar de teléfono móvil es un acto que se ejercita con relativa frecuencia. Pero con la emoción de estrenar un móvil nuevo puede suceder que el antiguo quede por ahí olvidado, cargado con información y datos personales: cuentas de servicios, contactos, mensajes, correo electrónico, fotografías, contraseñas,…

Independientemente de cuál vaya a ser el destino de un móvil recién reemplazado —idealmente debería ser reutilizarlo regalándolo o vendiéndolo, o reciclarlo— antes de perderlo de vista, conviene seguir al menos los siguientes tres pasos.

1) Sacar copia del contenido. Aunque es habitual que una parte de los datos guardados en el móvil estén también en Internet, como el correo o los contactos, algunas marcas ofrecen la posibilidad de hacer una copia completa y restaurarla en un smartphone nuevo de la misma marca. También hay aplicaciones que hacen copias de seguridad completas del contenido del teléfono.

En algunos teléfonos también es posible extraer la tarjeta de memoria micro SD donde se guardan, por ejemplo, las fotos, vídeos, música y archivos del usuario, que puede utilizarse en otro teléfono o que se puede leer directamente con el ordenador —probablemente necesitarás un adaptador de micro SD a SD.

Otra opción es copiar archivos como fotografías y documentos a Dropbox y servicios similares.

2) Borrar el contenido del teléfono. Este paso es el más importante de los tres, ya que se trata de impedir que queden datos y archivos personales almacenados en la memoria de un teléfono y que de un modo u otro puede acabar en manos de cualquiera.

La forma más sencilla de borrar todo el contenido del teléfono es con la opción “Inicializar“, “Borrar teléfono” o “Restaurar ajustes de fábrica“.

Suele encontrarse en los ajustes del teléfono, donde algunos modelos también ofrecen la opción de formatear la tarjeta de memoria, algo que es conveniente hacer si no se va a extraer.

Por supuesto, este paso debe hacerse una vez comprobado que se tiene copia de todo el contenido del teléfono.

3) Reunir todos los accesorios. Si la intención es donar, regalar, prestar o vender el teléfono, conviene reunir todos los accesorios que lo acompañaban: manuales, software, auriculares, cargador,… de ese modo llegarán al nuevo propietario junto con el teléfono. También en este caso es un detalle hacer una limpieza rápida del teléfono.

Pero incluso si su destino es el reciclaje o un punto limpio, es conveniente que no se quede atrás nada que no tenga utilidad sin el teléfono. Una excepción a esto sería el cargador —si también vale para el teléfono nuevo— o los auriculares, por ejemplo.

Add a Comment