No renuncies a tus vacaciones de verano con la “economía de guerrilla”

Vacaciones

El verano está a la vuelta de la esquina y muchos pensaremos que va a ser imposible irse de vacaciones, al menos unos pocos días, para desconectar, disfrutar del sol y la familia, de los amigos, olvidar por un momento la economía y la dichosa prima de riesgo. No tiene por qué ser imposible si aplicamos un poco de sentido común y concedemos que no podemos permitirnos niveles de comodidad o de lujos como a lo mejor podíamos hacer hace 5 o 10 años. Si nos armamos de herramientas y practicamos “economía de guerrilla” (cosa que me he inventado para ilustrar la idea) podremos disfrutar de un merecido descanso este verano.

¿Qué significa “economía de guerrilla”? Bueno, es más fácil ver qué no significa: no significa dormir en el coche o comer bocadillos a diario, sino tener presente cómo con unos sencillos consejos y eliminando algún lujo podemos ser capaces de dejar el nido unos días y disfrutar sin complejos. En una época como ésta, es mejor reinventarse que frustrarse, y nada mejor que unos pequeños consejos para hacer más llevaderas las vacaciones de verano, aún renunciando a algo. Pero sería peor no poder hacer absolutamente nada, ¿no es así?

  1. Lo mejor es informarse muy bien acerca de ofertas y destinos
  2. Es la mejor manera de salir preparados. Con el acceso actual a las nuevas tecnologías, con todo Internet a nuestro alcance, ¿no podemos dedicarnos con tiempo suficiente a determinar el mejor lugar y momento para irnos de vacaciones? Tenemos los medios al alcance, y también tenemos las alternativas, pero este proceso lleva un cierto trabajo de preparación y no todo el mundo está dispuesto a afrontarlo. Pero de hacerlo, estoy seguro de que se encontrarían con gangas o con oportunidades que no habían pensado antes.

  3. Busca destinos que no sean de primera opción.
  4. Directamente relacionado con el punto anterior tenemos la búsqueda de destinos que no sean masivos, es decir, que no sea el típico sitio a donde va todo el mundo como por ejemplo, Torremolinos (es broma). La clave consiste en convencernos de que hay mundo suficiente como para planear un viaje, unas vacaciones, que se alejen de los tour típicos. Tour que pueden necesitar un buen presupuesto y que a lo mejor no podemos afrontar. ¿Por qué no elegir un destino menos conocido, pero con un gran encanto por descubrir? ¿Por qué siempre hay que elegir entre las archiconocidas capitales europeas cuando a lo mejor podemos descubrir maravillas, descansar, comer estupendamente y no desembolsar garndes sumas de dinero en lugares de “segundo orden”?

  5. Lleva un control de gastos inteligente
  6. Salir de vacaciones tiene gastos, evidentemente, pero hay algunos de ellos que se pueden recortar sin necesidad de que eso influye negativamente en la experiencia. En lugar de comer fuera todos los días, ¿por qué no organizar picnics? O mejor aún, ¿por qué no alquilar un bungalow o un pequeño apartamento con cocina propia y cocinar nosotros mismos? Vale, puede que algunos estemos hartos de cocinar todo el año, pero la diferencia en cuanto al presupuesto necesario es notable. Y cuanta más gente seamos viajando, más diferencia pues no es lo mismo viajar en pareja que viajar con niños.

    El lugar puede ofrecer suficiente entretenimiento como para que haya que gastar por norma, todos los días, en souvenirs, entradas a espectáculos, cine (¿no podemos hacer eso en nuestra ciudad?). Controlar los gastos y eliminar lo innecesario nos dará un respiro económico aunque, insisto, no vayan a ser las vacaciones de nuestros sueños.

  7. Aunque te parezca una paradoja, haz vacaciones en casa
  8. Parece una broma, pero si realmente necesitas recortar gastos de viaje, proponte pasar unos días en tu casa, en tu ciudad, disfrutando de ella como si fueses un turista. No es para nada un chiste, de hecho hay personas que no conocen su propia ciudad como lo podría hacer un turista. Que no visitan los museos, que no van a restaurantes caros o chic, que no pasean por las alamedas con mirada de turista…. simplemente porque “eso lo podemos hacer cualquier día”. Y pasan los días, los meses y los años y nos lo hemos perdido. Apagar el móvil, salir a conocer la ciudad, permitirse un lujo yendo a ese restaurante que siempre aplazas (ya que no has gastado en viaje y hoteles, qué menos). Por encima de todo, te mereces descansar, ¿tanto importa el lugar?

Vía | frugaldad
Foto | eGuide Travel

2 Thoughts on “No renuncies a tus vacaciones de verano con la “economía de guerrilla”

  1. Pingback: Vacaciones en tiempo de crisis | Optima

  2. Pingback: No gastes más dinero del planeado en tus vacaciones | MÁSMÓVIL: Sin vuelta de hoja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*