Pese a lo que pueda parecer el SMS ni ha muerto ni está al borde de la extinción. Al contrario, sigue siendo el rey de las aplicaciones móviles