Un tecnólogo con experiencia en los mercados financieros ha lanzado un proyecto llamado A Superstitious Fund (Un fondo supersticioso) con un curioso objetivo: comprobar si se pueden aprovechar