Las tarjetas de crédito nos vuelven locos. Estamos acostumbrados a “tirar de tarjeta” para compras, necesarias o innecesarias, y si todo va bien podemos pagar perfectamente lo comprado