Con el creciente paso del formato físico al formato digital, hemos ido abandonando sus respectivas plataformas (vinilos, cintas, CDs, DVDs, libros, revistas, cómics, etc…) para adoptar un sistema