El precio de los gadgets que llevamos encima quizá sea cada vez más bajo, pero la suma traducida a euros de todo lo que podemos a