Uno de los problemas que surgen cuando se pierde un objeto es que, aunque caiga en buenas manos (de alguien dispuesto a devolverlo), no siempre es posible identificar