Un laboratorio analizó ocho teléfonos elegidos al azar. Aunque en ninguno de esos teléfonos encontró rastro de la bacteria E. coli o estafilococos, todos los teléfonos mostraron cantidades