Como consumidores, ¿cuántas veces nos hemos sentido inmersos en una ola de descontento que no sabemos por dónde llegó? ¿Alguna vez te has sentido influido por otra persona