Lo primero, mantener la calma. Que a uno le toque la lotería puede suponer un gran shock para nuestra mente y nuestro cuerpo y jugarnos una mala pasada.