Los ordenadores, teléfonos móviles, tabletas y otros gadgets que tenemos en casa y en las oficinas son estupendos, pero tienen un problema entre lo estético y lo funcional: