Corren malos tiempos, y no solo para la lírica. La crisis, el endeudamiento y la poca perspectiva de mejora a corto plazo hacen mella en la moral de