Tradicionales juegos de estrategia como el ajedrez, el go o las damas han sido siempre considerados “complicados” de dominar por los ordenadores. La razón es