Cómo calcular el valor del dinero en el pasado

El valor del dinero es un tanto relativo. Aunque a veces parece inmutable –sobre todo cuando mes tras mes te ingresan exactamente la misma cantidad en la nómina de la cuenta del banco– lo cierto es que con el paso del tiempo la mayor parte de las cosas que compras y los servicios de los que disfrutan resultan más caras –aunque a veces la tendencia se invierte y otras cosas se vuelven más baratas.

Y si hablamos del dinero de épocas pretéritas, ¿qué decir? Es casi inimaginable calcular a qué equivalían aquellas 1.500 de las antiguas pesetas que algún abuelete pagó por un estupendo piso en una “nueva” zona de la ciudad hace un siglo; los 200 euros de un trabajo a tiempo parcial de hace una década o los 24 dólares con los que dicen se compró el terreno de la isla de Manhattan en 1626 a los indios que vivían allí.

Esta dificultad se da todavía hoy en día en muchas noticias y comentarios, desde las ondulaciones del precio de las viviendas a los famosos “récords” cada vez que sube la gasolina o el petróleo. El asunto clave es comprender cómo funciona la inflación, que es el nombre que recibe el incremento generalizado y sostenible de los precios con el tiempo (hay otro factor relevante son los tipos de interés, pero nos centraremos solo en el primero). Si se examina esto “al revés”, resulta que antiguamente el precio de las cosas cada vez era más y más bajo –aunque también los salarios, claro.

Para quienes no quieran hacerse un curso completo de economía, baste entender que en condiciones normales los países tienen inflaciones de una magnitud de “una cifra” cada año: entre el 0% y el 9%. El dato exacto suele calcularse como el IPC (Índice de Precios al Consumo) que es una forma de comparar situaciones reales: lo que cuesta una “cesta de la compra” de un ciudadano promedio respecto al mes o al año anterior. En la práctica, esto es una lista en la que va el precio del pescado, la leche, las entradas de cine, el billete de metro, los alquileres o el coste de la electricidad, por ejemplo. Es una aproximación realista y permite hacerse una idea de cuándo varía realmente la inflación (también es bastante manipulable, pero eso es otra historia).

Respecto a cómo nos ha afectado la inflación a lo largo de los años y de los siglos, diversas entidades en cada país mantienen tablas con los datos oficiales. Con esos datos se puede averiguar a cuánto dinero “actual” equivale el dinero “antiguo”. Son las llamadas Calculadoras de inflación y funcionan en ambos sentidos: te dicen a cuánto equivale en dinero actual el dinero antiguo o qué podrías comprar antiguamente con cierta cantidad de dinero actual.

Esta Calculadora en dólares, por ejemplo, tiene datos desde 1800 (para remontarse más allá hay que buscar en libros y otras fuentes históricas), de modo que basta introducir los valores. Por ejemplo, por un paquete de café se pagaban 0,25 dólares en 1900; hoy ese dinero equivaldría –más o menos– a pagar 6,50 dólares. Esta calculadora es muy útil para comprobar por ejemplo si un barril de petróleo a 40 dólares en un momento de la historia (2004) era más caro o más barato relativamente que otro, por ejemplo, a 30 dólares de 1986. En este caso resulta que esos 30 dólares se convierten en unos 60 pasadas un par de décadas, por efecto de la inflación.

En el Instituto Nacional de Estadística mantienen una Calculadora de variación del IPC con datos para España desde 1961. El resultado es un porcentaje y la interpretación es similar. Por ejemplo, ir ahora al cine cuesta nominalmente cerca de un 2.200% más que en 1967: los precios se han multiplicado por 22 veces –aunque los salarios también han subido desde entonces. Si hoy en día el precio de una entrada son unos 8 euros entonces podemos calcular que equivaldrían a unos 0,35 euros (unas 60 pesetas) de 1967. Pero esto no es siempre exacto: en realidad sabemos por los libros y los abueletes que esas entradas en concreto costaban algo menos (unas 15 pesetas). Así que hay que tener en cuenta que ciertos bienes o servicios varían algo respecto a la media por las leyes de oferta-demanda, los impuestos y otras circunstancias. No es cien por cien exacto, pero suele ser una buena aproximación.

Una buena regla suele ser comparar los precios de cada época con los salarios de aquel momento, por ejemplo, el salario mínimo por hora trabajada o el sueldo mensual o anual promedio. Siguiendo con el ejemplo de 1967 podemos averiguar buscando por ahí que el salario mínimo eran 12 pesetas la hora, así que ir al cine costaba más o menos lo mismo que una hora de trabajo. Hoy en día, ese salario mínimo es más o menos de 5 euros/hora, pero la entrada de cine cuesta casi el doble, 8 o 9 euros.

Todas estas circunstancias pueden verse desvirtuadas cuando los países atraviesan épocas de inflación altas o incluso de hiperinflación; en ocasiones llegan a cambiar de moneda o se dan circunstancias excepcionales. A veces ocurre que no hay datos históricos o están muy desvirtuados. No es una ciencia exacta, pero conocer sus bases ayuda a entender mejor algunas de las menciones al “dinero del pasado” en su contexto, e incluso a afinar una aproximación a datos que de otro modo sería complicado comprobar.

Foto | Money (CC) Emilian Robert Vicol @ Flickr

Entradas de Microsiervos en Sin Vuelta de Hoja

- Por qué es relativamente fácil adivinar el PIN de una tarjeta bancaria o un móvil
- Por qué las cajas rápidas suelen ser en realidad una pérdida de tiempo
- Cómo personalizar la funda del móvil con una página de cómic o de revista
- Cómo optimizando, optimizando, se “resolvió” el juego de las damas
- La difícil y metódica optimización en el pequeño mundo de los ascensores
- 5 consejos para sacar mejor partido a tus gadgets sin agobiarte
- Cómo limpiar el teléfono móvil y otros gadgets
- Otra forma más de optimizar el embarque de pasajeros en los aviones
- Otra forma –más segura– de pensar a la hora de escoger claves
- Cómo acceder desde el móvil a páginas web abiertas en el ordenador
- Cómo ganar tiempo a las horas del día
- Cómo manejar el ordenador, las tabletas y el móvil cuidando la vista y el cuerpo al mismo tiempo
- Nuestra paradójica y anumérica relación con los seguros
- Cómo mantener ordenados los cables del escritorio de forma óptima
- ¿Cómo averiguar cuáles son realmente las mejores baterías AA? Comprobándolas todas
- ¿Hay sitio para una tercera opción en el mercado de los smartphones?
- Evernote Web Clipper, para guardar “recortes” de páginas web cómodamente
- Cómo evitar que los GPS de los móviles se “chupen” toda la batería
- El móvil que sabe dónde estarás mañana con 20 metros de precisión
- Algunos consejos para que tu equipaje sobreviva a tu próximo viaje
- Apps para aplicar la técnica Pomodoro de administración del tiempo de trabajo
- Consejos para no perder los gadgets… e incluso encontrarlos si se pierden
- Los consumidores y sus peculiares querencias numéricas
- Cómo disponer de conexión a Internet también en vacaciones
- Mucho ojito con esos ofertones de garantías extendidas
- Los mercados financieros, las supersticiones y otros métodos raros de ganar dinero en bolsa
- Robar bancos no es un crimen que compense, matemáticamente hablando
- Usa tu smartphone para ayudarte a mantenerte en forma
- Organiza la pantalla del móvil de forma óptima y cómoda
- Las redes del metro son óptimas y parecidas en todas partes del mundo
- Consejos para ser más productivo con el teléfono móvil
- No vayas de compras sin tu móvil
- Una tienda de ropa muestra en las perchas el número de “Me gusta” que reciben sus prendas en Facebook
- Cómo evitar estresarse delante del ordenador
- Cómo elegir la mejor fecha para comprar billetes de avión, cine o las mejores rebajas, matemáticamente hablando
- Las matemáticas del aparcamiento: una cuestión de estadística y lógica
- Evernote, para no olvidarte nunca de nada
- Formas de identificar gadgets y otros objetos, por si los pierdes
- Cómo calcular distancias de rutas a pie o en bici sin necesidad de un GPS
- Cómo elegir la cola más eficiente en las tiendas, una cuestión matemática
- Algunos consejos para pasar por el aeropuerto y no morir en el intento
- Cuatro trucos de Internet interesantes para quienes las palabras son lo más importante
- Cómo guardar fácilmente múltiples páginas en el navegador web
- Cómo rellenar formularios web sin tocar el ratón
- Cómo encontrar sin problemas el coche perdido en un parking
- Cómo organizar una colección de fotos (y vídeos) digitales
- Cómo hacer mejores fotos con la cámara del móvil
- Siete consejos de sentido común relacionados con las contraseñas del ordenador
- Cómo conseguir gasolina al mejor precio gracias a Internet
- Cómo ahorrar en cualquier compra evitando el truco psicológico del precio escandalosamente alto
- Cinco servicios de disco duro virtual gratis

4 Thoughts on “Cómo calcular el valor del dinero en el pasado

  1. Pingback: Cómo calcular el valor del dinero en el pasado | MÁSMÓVIL: Sin vuelta de hoja | low

  2. Pingback: Cuanto valen tus euros - MASMOVIL | MÁSMÓVIL: Sin vuelta de hoja

  3. Pingback: El curioso caso de los precios históricos de los billetes de avión | MÁSMÓVIL: Sin vuelta de hoja

  4. Pingback: Las peliculas mas vistas de historia no son las que mas recaudaron en taquilla - Generacion Young - Jovenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*