Cómo hacer una maleta y no morir en el intento

maletas

Tenemos todo lo necesario para salir de viaje: hemos encontrado una ganga de vuelo, un hotel cuco y a buen precio, sabemos qué nos vamos a encontrar y tenemos muchas ganas de descansar. Pero queda un trámite que a muchos viajeros les resulta de lo más farragoso: hacer la maleta. Ese heroico, a veces, proceso en el que tratamos de empaquetar nuestra casa en un equipaje de dimensiones y peso reducidos.

Si nos vamos pocos días, es raro que tengamos problemas. Si somos de los que facturan solo en caso de urgente necesidad, no necesitamos más que cuadrar el equipaje de mano. Sea como sea, unos consejos sobre cómo preparar una maleta nunca están de más. Si lo hacemos bien, ya tenemos algo ganado de cara a disfrutar del viaje.

Lo primero de todo: haz una lista de las cosas que necesitas. Podrás hacer esa lista si tienes en cuenta cosas como el destino, y si en él hay determinadas cosas a tener en cuenta, sobre todo si hablamos de lugares exóticos o con requisitos especiales, como determinada ropa para visitar lugares religiosos. También conviene saber con la mayor precisión posible qué tiempo hará en el destino cuando lleguemos. Siempre puede haber imprevistos, pero es mejor hacer los deberes. Incluye en la lista ropa, medicamentos (si es el caso), accesorios, cámaras de fotos (que normalmente van en su propia funda),…

Otro must es saber qué vamos a hacer en el destino: playa, montaña, turismo casual, safari fotográfico, sinfonía de placeres gastronómicos,… De todo esto dependerá en gran medida la lista que hagamos, y además, también variará la organización de la maleta. Te damos unos consejos generales, necesarios pero no suficientes (podríamos hacer un monográfico según el tipo de viaje) para preparar la maleta perfecta.

  1. Mejor llevar la ropa justa, que ropa en exceso por si acaso. Confía en el servicio de lavandería del alojamiento si llega el caso.
  2. Lleva toda la ropa limpia y planchada, ocupará menos que si no la planchamos.
  3. Todos los botones abrochados, todas las cremalleras cerradas.
  4. Los cinturones van mejor estirados que enrollados, y ya que los estiramos los podemos pegar a los lados de la maleta.
  5. En los zapatos caben muchas cosas, siempre que sean pequeñas y no los estropeen: un hueco sin llenar es un objeto menos sin llevar.
  6. Las camisetas, bañadores, toallas de playa,… se pueden enrollar una vez limpias y planchadas. De este modo no se arrugarán tanto y cabrán comprimidas dentro de (casi) cualquier hueco.

Hay un consejo más, aunque mucha gente no lo ve tan claro. Al llegar al hotel, vaciar la maleta y utilizar los armarios. Eso sí, a la vuelta ten cuidado de recopilar todos los objetos, prendas, enseres de baño,… La ropa quedará mejor, más aireada y extendida, y siempre tendrás todo a mano.

Ahora, ¡a disfrutar de las vacaciones! ¿Cuál es tu truco para preparar la maleta?

Foto | Marisol*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*