Apple compra Beats: prepárese para el boom de los auriculares de moda en EEUU

¿Ha oído hablar de los auriculares Beats? Los llevan deportistas como LeBron James, Serena Williams y Neymar mientras entrenan. Estrellas de la música como Lady Gaga, Lil Wayne o Nicki Minaj han diseñado sus propios auriculares y altavoces Beats personalizados. En Estados Unidos, a pesar de su precio, se han convertido en un éxito de ventas. Es, sin ninguna duda, la marca de moda en auriculares.
A partir de ahora, si no los conocía, prepárese para ver una invasión de estos auriculares de diadema de diseño. Es lo que toca, después de que Apple haya tirado de chequera para anunciar la compra de Beats por 3.000 millones de dólares, la mayor adquisición en la historia de la compañía. Apple ya ha anunciado su objetivo de expandir la marca Beats, que sobre todo es conocida en Estados Unidos, a todos los países en los que opera, lo que sin duda impulsará las ventas de la compañía, que en el último año rondaron los 1.100 millones de dólares.
Para Apple, 3.000 millones de dólares es una minucia. Un grano de arena para una compañía que tiene en su caja 150.000 millones de dólares. Aun así, ¿por qué Apple ha decidido hacer una compra de esta magnitud, cuando lo normal hasta la fecha ha sido sumar pequeñas adquisiciones de nicho?

Música en streaming

Apple busca, sobre todo, volver a ser una compañía que marque el ritmo en la industria de la música. No se puede olvidar que fue Steve Jobs, fundador de Apple, quien revolucionó por completo este segmento con el lanzamiento del iPod y de la tienda iTunes. Durante una década, la descarga de canciones que propuso Apple ha sido el modelo de éxito en la música digital. Sin embargo, cada vez gana más fuerza la música en streaming, es decir, que en vez de descargar música, los usuarios optan por escuchar en línea el catálogo de canciones. Por ejemplo, Spotify cuenta ya con 40 millones de usuarios en el mundo, de los que 10 millones están suscritos a su servicio de pago.

Apple no cuenta con una alternativa seria a Spotify. El año pasado, la compañía lanzó en Estados Unidos una radio en streaming gratuita y con anuncios, pero no tiene un servicio de suscripción. Ahora, será dueño del servicio de Beats,que se puso en marcha en enero. No compra millones de usuarios (se calcula que tiene 250.000 suscriptores) pero sí un servicio distinto (las recomendaciones se basan más en los expertos asesores que en algoritmos) que ha recibido buenas críticas. Un servicio que, en manos de un gigante como Apple, podría convertirse en un serio competidor de Spotify, Pandora, Rdio o Deezer. De esta forma, pone un pie en el creciente negocio de la música en streaming sin arriesgarse a canibalizar su rentable negocio de descargas en iTunes.

Add a Comment