Por qué es relativamente fácil adivinar el PIN de una tarjeta bancaria o un móvil

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, los códigos de cuatro dígitos de la tarjetas bancarias, cajas, puertas e incluso los de nuestros amados teléfonos móviles o tabletas no son una gran protección: son relativamente fáciles de “adivinar” – desde luego más de lo que cabría matemáticamente esperar.

La razón es muy sencilla: los seres humanos somos mucho más predecibles de lo que creemos – y probablemente también más vagos y descuidados de lo que querríamos admitir.

Aunque hay 10.000 números diferentes entre los que elegir combinando cuatro de los diez dígitos –del 0000 al 9999– lo cierto es que basta una selecta lista de 20 de estos números para averiguar más del 26 por ciento de las claves. Esto quiere decir que si te encontraras o robaras cuatro tarjetas de crédito, y pudieras probar esos 20 números a ver si funcionan, casi seguro que accederías al menos con una de ellas.

El fenómeno se debe a que la gente no elige todos los posibles PIN con igual frecuencia. Mientras que números como el 1111, el 0000 o el 1234 son muy populares, apenas nadie elige el 8068 o el 9327. Tan populares son algunos números que según cálculos de Nick Berry de Data Genetics, un experto en seguridad, el 1234 lo elige más del 10 por ciento de la gente, seguido del 1111 por el 6 por ciento y el 0000 por casi el 2 por ciento. La forma en que se analizaron estos números es sencilla pero fiable: se aprovecharon datos recogidos de Internet sobre tarjetas de crédito robadas y se analizaron con una hoja de cálculo – más de 3,4 millones en total.

En realidad no necesitas una tarjeta de crédito para hacer la prueba: los mismos cuatro dígitos suelen proteger los teléfonos móviles de la gente, aunque muchos se bloquean tras 3, 5 o 10 intentos, según modelos – y luego necesitarás el código PUK para resetearlo. También sirven las cajas fuertes de los hoteles o las puertas que se abren con teclado. Por ejemplo en las populares cafeterías Starbucks que hay en España los aseos suelen estar protegidos por contraseñas; ¿adivinas el PIN? Casi siempre es 1111, 2580 (los dígitos de la fila central del teclado, de arriba a abajo) o el año en curso (2012, 2013…)

Por si necesitas un poco más de seguridad en tu teléfono, prueba a usar un número raro que no esté en el Top 20 de los más “populares”, y que no coincida con fechas significativas, datos personales, ni nada parecido. Los mejores números parecen empezar por 8, 9 y 7.

Pero también hay una idea mejor, que quizá no conozcas: a diferencia de las tarjetas de crédito y las puertas, los PIN de los teléfonos móviles pueden tener más de cuatro dígitos – y funcionan perfectamente. De modo que prueba a usar 5, 6 o más dígitos para proteger el terminal. Puede ser ligeramente más lento y engorroso cuando lo enciendes, pero sin duda también será bastante más seguro y difícil de adivinar para un posible “atacante”.

Foto | ATM Keypad (CC) ABC @ Flickr}

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *